2 mar. 2008

A falta de una semana para ir a votar

Como ya visteis en la entrada anterior, (¿Peperos Escozios o Bono Jovi?) no me tomo muy en serio la política. Me temo que es algo que le ocurre a la mayoría de la gente, cosa que es realmente triste. ¿Cuáles son los motivos de esta situación? Podrían ser los siguientes:

  • La lucha está entre los 2 partidos de siempre, los demás no tienen opción. Lo peor de esta situación es que mucha gente vota al menos malo porque no quieren que el otro partido llegue al gobierno. Con eso se consigue que estos 2 partidos tengan más fuerza y que además se aprovechen de ello. ¿Algún año se ha dicho en las estimaciones que un partido es claro vencedor? Siempre se dice que hay bastante igualdad para que la gente vote al menos malo y así pueda conseguir la mayoría.

  • Muchas personas votan por inercia, al de toda la vida. Mi pregunta es ¿sirve de algo todo el dinero que se gastan en publicidad los partidos políticos?

Continúa...
  • No dejan de prometer el oro y el moro, pero luego cuando llegan al poder se olvidan.

  • Muchas veces la política da la impresión de ser un patio de colegio, no dejan de insultarse entre ellos o votar cosas en contra porque el otro vota a favor.

Por todo esto, y por otras muchas causas, la política nos aburre y decidimos ignorarla, pero ¿no se podría cambiar? Voy a proponer unos cambios:

  • Debería de haber 2 días de votaciones: el primero se vota entre todos los partidos políticos y el segundo se vota entre los 2 mejores. Esta creo que es la forma que se usa en Francia y creo que es mucho mejor. El 1º día la gente podrá votar al partido que quiera, aunque no tenga opciones de gobierno, y el 2º día podrá votar al menos malo. Con esto creo que se conseguiría que no sólo hubiera 2 partidos importantes.

  • Sé que alguno lo está pensando, 2 días de votaciones equivale a 2 fines de semana perdidos, jejeje, no estaría mal que se votase entre semana, ¿se conseguiría menos abstención? Lo que tampoco estaría mal, sería poder votar por internet, ¡anda que no hay métodos seguros para hacerlo!

  • Quitar el sufragio universal. Cada vez que digo esto, la gente me mira raro y con razón ya que es una frase muy dura y se piensan que me refiero a otras cosas. Con el sufragio universal todo el mundo puede votar, hasta los que están mal de la cabeza, no me parece que ciertas personas con enfermedades mentales puedan votar. Ahora bien, ¿cómo se haría para diferenciar quién puede votar y quién no? Esta es la parte complicada del asunto y seguramente, no se podrá hacer por este motivo, pero no estaría mal un examen antes de poder votar, para saber si tienes razones para dar tu voto o lo das porque el candidato es muy guapo. Si con este sistema se podría quitar los fanatismos políticos, ya sería perfecto.

  • Quitar la figura de presidente de gobierno. Nunca he entendido la importancia que tiene un presidente de gobierno, ¿no sería mejor un grupo de gobierno? El presidente debería ser, bajo mi punto de vista, un mero portavoz, una única persona no debería de tener tanto poder o responsabilidad.

Estas son mis ideas y así os las cuento, sé que por exponerlas aquí tampoco voy a conseguir nada, pero por lo menos me desahogo un poco. La política de esta país da asco, pero tenemos que vivir con ella.

3 comentarios:

Narendil dijo...

Si a ti te dicen que animal por lo del sufragio universal, no te asustarás de lo que yo te voy a decir: en mi opinión, el modelo de democracia que se utiliza en la mayoría de países “civilizados” está sobrevalorado y bastante caduco. Creo que podría fomentarse muchísimo más la participación ciudadana en muchos actos políticos, y cuando digo fomentar, es fomentar, con grandes campañas de propaganda y publicidad (que existen auténticos genios del tema) que inciten a la gente a la participación NO SÓLO cuando se acercan las elecciones.

Este sistema político, gobierne quien gobierne, sigue favoreciendo al más rico, contentando al más poderoso, olvidando los problemas básicos de la gente y en vez de intentar un poco la riqueza del país, dejando que siga concentrándose donde siempre (en las cada vez más poderosas multinacionales).

Encima, las posibilidades de votar a grupos políticos que escapen (o digan escaparse) de esa tendencia queda reducida al voto inconformista, entre otras cosas por el patético sistema electoral de asignación de escaños por comunidad autónoma. Existe la creencia de que esto es para beneficiar a los partidos nacionalistas, cuando no es del todo cierto. De hecho los más beneficiados son los dos grandes (qué raro, no?). Un par de ejemplos, primero con los partidos nacionales:

El PSOE obtuvo un 43% de los votos, y de 350 escaños, obtuvo 169. EL PP, con el 40%, obtuvo 153. IU, con casi el 4%, obtuvo 2. Si el sistema se tradujese a una simple ecuación de equivalencia entre escaños y %, el PSOE hubiera conseguido 150 escaños, el PP, 140 e IU, 14 (caso especialmente sangrante, tercera fuerza política del país y ni siquiera tiene representación de grupo parlamentario).

Si pasamos a los nacionalistas, CIU obtuvo 11 escaños con un 3% de votos, PNV 6 con el 1,25%, y BNG 2 con el 1% aproximado. Volviendo al reparto “equitativo”, tendríamos: CIU con 11, PNV 4-5 y BNG entre 3 y 4.

Sin lugar a dudas, un reparto más equitativo, y eso utilizando un reparto proporcional, que bien podrían seguir buscándose fórmulas para dar más importancia aún a los bloques nacionalistas o partidos regionales. Y lo más importante: la gente vería cómo sus votos sí tienen más peso ya que su aportación real es más equitativa.

Pero a los políticos les interesa reducir las opciones a elegir en la población. Y encima, cuando estas opciones no abarcan todo (ni siquiera gran parte) de las ideologías básicas! (el PSOE ni es socialista ni es obrero, por lo menos desde 1979 que abandonó el marxismo y se acercaron al movimiento socialdemócrata; en el PP ya sabemos que una importante fuerza de derecha rancia y considerablemente radical tiene bastante peso en el partido). Al fin y al cabo, si se consigue un sistema bipartidista tipo EEUU, lo típico es votar “al menos malo”. Y más habiendo gente pasando total y absolutamente del rumbo político de los partidos, votan por inercia. Un chollo para el sistema y los grupos poderosos, oye. Al fin y al cabo, te estás asegurando una victoria y cuatro años de poder cada cierto tiempo, dando encima la sensación de que todo es bonito y el pueblo te ha elegido. No señor, la democracia no funciona. Es un tipo maquillado de realidades políticas mucho más absolutistas de hace tiempo...

Alberto dijo...

Si es que me voy a presentar a las siguientes elecciones. Pondré una papeleta parecida a la del PSOE y como la gente mayor no ve bien, pues alguno seguro que me vota.

La idea no es mía, es de una película de Eddie Murphy, no recuerdo su título.

osobuko dijo...

Que no hombre, yo te votaría por convicción jejeje

En lo demás que comentáis, estoy en casi todo de acuerdo. Seguro que más de uno ya me habrá oido decir que tanto los unos como los otros van a lo mismo, que es la pasta y el poder. No creo que haya muchos políticos que realmente tienen en mente hacer las cosas bien por el pueblo.

La democracia y políticos de este país están totalmente desfasados y deberían cambiar radicalmente. A veces, me pregunto qué narices hago en este país jejeje