18 may. 2007

Hola Mundo

Nací en 1980, epicentro de la generación boba.

En aquella época había un solo parque con columpios para miles de niños, estos columpios no tenían esquinas redondeadas y por supuesto no contaban con el suelo acolchado como los miles de hoy en día. Las heridas en las rodillas y en los codos eran nuestros trofeos, cuantas más tenías mejor lo habías pasado. Las aulas estaban repletas, del orden de 35 por clase. En el patio nos teníamos que pegar con los mayores por un hueco, pero ellos eran más y más fuertes así que no teníamos nada que hacer. Todo parecía indicar que algún día cambiarían las tornas, que nosotros seríamos los mayores y no dejaríamos respirar a los pequeños, pues no fue así, la natalidad descendió, había menos niños, todo era propicio, pero nosotros somos la generación boba y no pudimos con ellos.

Continúa...

He sacado siempre buenas notas, mi madre me decía que la vida me lo recompensaría algún día y todavía lo estoy esperando. ¿Me engañaría mi madre?, ¿sería esto otro truco como el de limpiar los zapatos para los reyes magos? Hoy por hoy estoy pensando que sí. Estudié informática, la ingeniería, un gran esfuerzo que tenía pinta de merecer la pena. Antes de entrar en la universidad se oían cosas como:

Mi padre tiene un amigo que conoce a uno que es informático y cobra un millón de pesetas al mes.

Con frases como esta, ¿quién no iba a entrar en la facultad de informática?

Llegamos al año 2000, al año del euro, al año en el que no iban a subir los precios, al año del catastrófico efecto 2000 en el que todos los ordenadores, que no estuvieran preparados, explotarían o cobrarían vida para dominar el mundo, al año en el que los informáticos eran gente codiciada por los pocos que eran, comparando con la necesidad del momento. Yo me frotaba las manos, tenía ganas de salir de la facultad y comerme el mundo, pero todavía era pronto. Acabé la carrera 3 años más tarde, pero ya no se oían cosas tan bonitas. Me puse a buscar mi primer empleo y descubrí qué era eso de la crisis de la informática. ¿Por qué no estudié un simple módulo? Los de la generación boba somos así.

Hoy por hoy ya he conseguido mi sueldo mileurista que debo considerar decente, según mis jefes y los jefes de otras empresas, cobramos muy bien, supongo que será que ellos no cobran mucho más. Creo que ha llegado la hora de comprarme casa e irme con mi pareja a vivir, al ser un derecho marcado en la constitución, ¿deberá ser asequible para todo el mundo, no? porque los mileuristas somos parte de este mundo, ¿verdad? Pues sí, parece que sí somos parte de este mundo y nos montan bonitos y emocionantes sorteos de 4 casas de protección para el divertimento general. Ante esta situación, ¿crees que nos manifestamos? ¡Qué va! nosotros somos la generación boba, no nos movemos.

¿El futuro será mi momento? ¡Seguro que sí! Preveo una bonita amistad con el banco unidos por una hipoteca de 40 a 50 años. Tras esto, supongo que me jubilaré y que viviré gracias al trabajo de la juventud porque me da que para un plan de pensiones no me va a llegar. ¡Bendita juventud!, ¿porque habrá jóvenes suficientes para pagar nuestras jubilaciones, no?

No os apiadéis de mí, está es mi vida, y es una vida feliz. Hay grandes y pequeñas cosas que me gustan mucho, como pueden ser las películas, los libros, la informática, los viajes... De mis pensamientos, de las noticias curiosas con las que me encuentre, de estas aficiones que he nombrado y de otras muchas, me gustaría hablaros en mi blog. ¿Estaréis ahí para leerlas?

No hay comentarios: